Entes, Parásitos del Cuerpo Energético escrito por Samuel Sagan 1º parte

Ante la solicitud de algunos lectores para seguir con este emocionante tema de las entidades parasitarias voy a recoger en el blog la obra de Samuel Sagan que describe perfectamente estos casos.

Acerca de Samuel Sagan…

 

Nacido en París el 18 de julio de 1957 a la 1:27 PM, Samuel Sagan comenzó a practicar meditación cuando todavía era un adolescente.

Esta temprana pasión por la meditación lo llevó a estudiar medicina en la Facultad de Medicina de París y Sánscrito en la Universidad Censier Sorbonne Nouvelle.
Al principio Samuel Sagan enfocó sus estudios médicos hacia la neurocirugía y la psiquiatría, pero pronto se sintió desengañado con la práctica de la medicina convencional. Después de completar su grado como médico (M.D.) él estudió bajo la tutela de un maestro Taoísta, obteniendo grados en acupuntura y homeopatía y practicó medicina en Francia con un enfoque en las terapias alternativas y la sanación.

Después de varios viajes a la India, escribió una tésis para obtener un Doctorado en Medicina con el tema de los chakras y los cuerpos sutiles de la tradición hindú. Por haber realizado este trabajo tan importante, apoyado en las traducciones originales del sánscrito, él no solo obtuvo el título de Doctor de Medicina sino también una medalla de plata (el segundo honor más alto que una tésis en medicina puede recibir en Francia), y el título como ‘ganador de la facultad’. Fue elegido para pertenecer a la Sociedad de Historia y Medicina Francesa. También completó una Maestría de Ciencias Sagradas y un Doctorado de Divinidad de la Iglesia Gnóstica Internacional.

A principios de los 80s, estaba tan impresionado con los resultados obtenidos a través de la terapia de regresión que hizo de ésta su principal modalidad terapeútica al trabajar con pacientes. En un periodo de quince años esto lo llevo a desarrollar la técnica ISIS de regresión somática, así como técnicas de desarrollo de la visión espiritual.

De 1983 a 1987, él detuvo todas sus actividades para practicar meditación de tiempo completo.

Sintiendo la necesidad de establecer un centro en donde los buscadores genuinos pudiera recibir unverdadero entrenamiento en meditación –¡con técnicas que trabajan!– Samuel Sagan eligió emigrar a Australia. En 1987 llegó a Sydney, en donde fundó Clairvision School. Se convirtió en ciudadano australiano en 1989.

Desde entonces, la vida de Samuel Sagan ha estado dedicada a la enseñanza de la meditación y de las técnicas de regresión somática y visión interior. Ha entrenado a cientos de terapeutas de vidas pasadas, enseñado las técnicas para despertar la visión del tercer ojo a miles de personas, y facilitado más de 2,000 conferencias y pláticas, las cuales suman más de 5 millones de palabras.

Samuel Sagan es autor de quince libros. Algunos de los cuales son manuales, tales como Un Lenguaje para Mapear la ConcienciaCómo Despertar el Tercer OjoRegresión, Terapias de Vidas Pasadas para Ser Libre Aquí y Ahora. También ha escrito novelas, usando el formato de cuento para transmitir enseñanzas acerca de la meditación: Sleeper Awaken!The Return of the Flying Dragon

Existen más de 200,000 libros impresos. Las obras de Samuel Sagan han sido traducidas al francés, español, alemán, portugués, italiano, serbio, eslovenio, ruso, croata, húngaro y polaco.

Entes, Parásitos del Cuerpo Energético

INTRODUCCION

La palabra ‘ente’ se refiere a seres no–físicos, presencias que se adhieren a los seres humanos y actúan como parásitos, creando de esta manera diferentes problemas emocionales, mentales y físicos que van desde desórdenes alimenticios y emociones incontrolables hasta las más severas enfermedades.

El tema es tanto nuevo como viejo. Viejo porque en todas las tradiciones y folklores de la tierra, es posible encontrar referencias a espíritus y seres no–físicos que pueden interferir con los seres humanos. Así, el Ayurveda, la medicina tradicional de la India, está dividida en ocho secciones, una de las cuales está completamente dedicada al estudio de los bhūtas, o entes, su influencia en la salud física y mental, y las maneras de deshacerse de ellos. Esto posiciona a los bhūt –vidyā, o ‘ciencia de los entes’, en el mismo nivel que la cirugía o la ginecología. Si observamos la medicina tradicional china, encontraremos que en la acupuntura, de entre 361 puntos de los 14 meridianos principales, 17 incluyen la palabra Kuei (espíritu desencarnado) como parte de su nombre primario o secundario.

Al mismo tiempo, en el occidente, el tema de los entes puede considerarse como algo bastante nuevo, ya que rara vez se ha estudiado el tema con seriedad. Aún cuando los entes parecen jugar un papel importante en cierto número de desórdenes mentales y físicos, menores y mayores, no es posible encontrar una manera sistemática de lidiar con ellos en ninguna de las formas de terapia utilizada en la actualidad. El número de terapeutas calificados que son capaces de tratar con los entes de manera adecuada es prácticamente nula.

El propósito de este trabajo es el de presentar ciertos hechos básicos relacionados con los entes y analizar sus mecanismos, motivaciones y funcionamiento. En el transcurso de los años, he anotado palabra por palabra lo que mis clientes me han dicho cuando se ponen en contacto con los entes y los exploran. Debe enfatizarse que dentro de estos clientes estan incluídas personas de todas las edades, desde adolescentes hasta personas en sus ochentas, y con distintas ocupaciones, desde amas de casa y estudiantes hasta políticos, prostitutas y monjas católicas. Quizá la única cosa que común que estas personas tenían era que ninguna de ellas tenía ni la más mínima noción acerca de los entes y sus mecanismos. Más aún, yo nunca les dije al principio de la sesión que yo consideraba que tenían un ente. Les permitía descubrirlo por sí mismos a través de la técnica ISIS (cuyos principales premisas se delinean más abajo). Sin embargo al analizar el material contenido en cientos de casos y observaciones relacionadas, surgió un patrón coherente con respecto a lo que los entes quieren, cómo interfieren con sus anfitriones, y por qué y cómo los invaden. Me sorprendió la precisión, la riqueza del detalle y la consistencia con la que los clientes describían a sus entes.

Más que cualquier otra cosa es este patrón, o ‘síndrome del ente’, lo que me gustaría compartir con el lector. En los primeros dos capítulos presentaré ‘los hechos’ con las palabras que los mismos clientes utilizaron al descubrir y explorar sus entes.

Los capítulos 3, 4 y 5 describen un patrón que busca explicar lo que la mayoría de los entes son, en dónde se originan y el ‘por qué y cómo’ de su comportamiento.

Los capítulos 6 y 7 están dedicados al extremadamente importante tema de la influencia de los entes en los campos del embarazo y ginecología. He encontrado que los abortos y mispartos son algunas de las situaciones de alto riesgo cuando se trata de atrapar a un ente, y el exponer cierta información básica del tema les puede ayudar a las mujeres a prevenir muchos problemas.

El capítulo 8 describe las principales circunstancias en las que es posible atrapar a un ente. El capítulo 9 presenta un inventario de las principales categorías de seres que se comportan como entes.

En los capítulos 10, 11 y 12 se describen cierto número de mecanismos secundarios relacionados a los entes, particularmente los cordones de energía que unen a los padres e hijos, creando así relaciones con patrones distorsionados.

El capítulo 13 discute el tema de posesión y presenta algunas observaciones relacionadas con los ‘entes extraordinarios’. Sin embargo, debemos aclarar que al tratar con clientes que tienen entes, he encontrado que los clichés relativos al exorcismo y posesión son irrelevantes, desafortunados y contraproducentes cuando se trata de encontrar un acercamiento funcional al fenómeno. Es el momento de que el público se enfrente al tema de los entes de una manera racional, en lugar de ser influenciados negativamente por el folklor que este tema conlleva. El propósito de este libro es el de quitarle el drama y misticismo al tema al observar a los entes desde el punto de vista de la experiencia y los mecanismos, más que desde perspectivas religiosas y con matices emocionales.

En los capítulos 14 y 15, se ofrecen indicaciones acerca del procedimiento que se usa para explorar y remover a los entes en Clairvision School. Cierto número de restricciones y posibles peligros relacionados con el proceso de despejo se tratará con detalle.

Una de las observaciones que he hecho en años recientes es que cada vez más personas pueden percibir a los entes. De esta manera me parece que en las próximas decadas el tema que se trata en este libro será reelevante para un creciente número de terapeutas y buscadores espirituales.


Entes, Parásitos del Cuerpo Energético

CAPITULO 1

LOS HECHOS

1.1 ISIS

A lo largo de este libro se hará referencia a ISIS, una poderosa técnica utilizada en la exploración interior. El propósito de ISIS es el de desarrollar esa visión interior que permite observar las raíces de los bloqueos emocionales y de ciertas disposiciones sicológicas. Es a través de esta técnica que se exploran y liberan las causas de aquellos comportamientos condicionados, lo que resulta en la obtención de elevados niveles de claridad y espontaneidad.

La técnica ISIS se basa en tres principios básicos: Interacción, Espacio Interior y Sondeo.

    • Interacción-Se practica entre dos personas. El cliente se recuesta con los ojos cerrados mientras el facilitador, o ‘conector’, es decir, la persona que hace la conexión toma asiento cerca del cliente. La interacción entre la energía del cliente y del facilitador es parte esencial del proceso; especialmente cuando el facilitador le hace preguntas determinadas al cliente, fomentando la revelación de importantes patrones en la sique.
    • Espacio Interior-A través de un particular método de activación del centro de energía ubicado entre las cejas, los clientes perciben el espacio interior de la conciencia. Esto les permite ponerse en contacto con cierta luz o espacio púrpura, resultando en una apertura de la percepción por medio de la cual es posible discernir ciertas energías de tipo emocional.
  • Sondeo-La intención general de la técnica es ubicar el origen de las emociones y energías que se encuentran al sondear el espacio interior.

En inglés, las iniciales de ésta técnica se unen para formar el nombre de la diosa egipcia Isis.

Los detalles de como se lleva a cabo la técnica ISIS han sido ampliamente descritos en otros documentos.1 Sin embargo, debo hacer énfasis en que el proceso no involucra ningún tipo de hipnosis, sugestión, visualización creativa, imaginación guiada o afirmaciones positivas. En cambio, se les motiva a los clientes a que vean esas imágenes internas sin intentar modificar nada de lo que ven. Además, los clientes permanecen completamente conscientes durante la sesión. De esta manera, debido a la expansión que se produce, los clientes pueden percibir cierto número de movimientos y energías internas que no habrían podido discernir con anterioridad.

1.2 Los hechos

En los primeros dos capítulos presentaré los hechos – observaciones hechas por los clientes mientras descubren a un ente a través de la técnica ISIS. Debo hacer énfasis en el hecho de que nunca le diría a una persona que tiene un ente. A través de las técnicas de Clairvision School se respeta el libre albedrío de los clientes y se les permite– lo mismo que a los estudiantes– que participen tan activamente como les sea posible en los procesos de sanación y autotransformación. Por lo tanto durante ISIS, el especialista o ‘conector’ no dirá que existe un ente antes de que los clientes lo hayan percibido por su cuenta.

1.3 Presencia

En la mayoría de los casos, los clientes perciben cierta presencia adherida a su cuerpo. En otras palabras, perciben una conciencia autónoma, añadida a la suya y a la vez, distinta de la misma. Esta conciencia opera dentro o alrededor de ellos.

Generalmente los clientes no están conscientes de esta presencia antes de pasar por el proceso de exploración. Sin embargo, una vez identificada a través de ISIS, la presencia por lo general se siente como algo con lo que están familiarizados. De pronto se percatan de que, a nivel subconsciente, ya sabían de su existencia.

Un cierto porcentaje de clientes sabían de la presencia mucho antes de pasar por el proceso de ISIS, pero no se sentían seguros de poder hablar de esto con amigos o terapeutas por miedo a ser etiquetados como dementes, o simplemente porque les parecía algo extraño que no pertenecía a conceptos que la mente consideraría normales.

1.4 Estado de separación

En casi todos los casos, los clientes perciben a la presencia como algo aparte, separado de ellos. Pueden sentir su propia presencia más una extra que está adherida y es distinta a la suya. Ellos la describen como: “algo ajeno”, “no me pertenece”, “no es parte de mí”, “es un parásito”, “ha estado conmigo siempre”, “se me pegó en cierto momento de mi vida” (aunque haya sido hace mucho tiempo), “me fue agregada, añadida”, “se siente raro, mal”, “no debería de estar allí”.

Caso 1.1 Mujer de treinta y dos años, secretaria.

¿Qué es lo que percibe? -Es algo rojo y está enojado. Es como si hubiera tomado posesión de mí. Es algo con lo que he luchado toda mi vida. Me inspira odio. Es como enajenación, pero no del cuerpo. Tal vez es mi lado oscuro. Aunque en realidad no siento que sea yo.

¿Cuándo lo sintió por primera vez? –De hecho, ahora. Pero siempre he sabido que está allí. [El cliente está llorando, tiene los puños apretados.] Siento que por su influencia sería capaz de matar a alguien, y no estoy bromeando. Llena mi cuerpo de odio, es destrucción total. 2

Como veremos a lo largo de este capítulo, el cliente describe estas presencias foráneas como algo que tiene deseos, emociones y pensamientos propios. Las presencias se perciben como algo que tiene una existencia independiente, aún cuando de muchas formas interfiera con la sicología y funciones vitales del cliente.

1.5 Aspecto, ubicación y tamaño

En la mayoría de los casos, los clientes identifican una forma asociada con la presencia. Estas formas varían y pueden ir desde simples sombras de formas humanas hasta formas monstruosas y grotescas. Aún cuando los clientes no siempre lo verbalizan claramente, pueden percibir a la forma como el vehículo de la presencia, así como nuestro cuerpo físico puede considerarse como el vehículo de nuestra conciencia.

La forma generalmente se identifica por primera vez a través de ISIS. Después durante las actividades diarias, la mayoría de los clientes continuan percibiendo la presencia. Cuando se les pregunta si la presencia ya estaba adherida a su cuerpo antes de verla durante el proceso ISIS, los clientes invariablemente responden “sí”, pero que no le habían puesto atención o que sólo lo sabían a nivel subconsciente.

La identificación de la forma en que la presencia se muestra es gradual. Por ejemplo, puede darse el caso de que al principio de una sesión el cliente sólo perciba una nube borrosa y, gradualmente, pueda percibir más y más detalles, hasta que la forma completa se hace visible. Una vez identificada, la forma permanece casi del mismo tamaño a lo largo del proceso de exploración hasta que es despejada. Sin embargo, el tamaño puede variar ligeramente. Especialmente, algunas emociones o tipos de comidas tienden a ocasionar que crezca temporalmente.

En la mayoría de los casos, los clientes describen estas formas como algo que está dentro de su cuerpo o directamente pegado a ellos. Por ejemplo, adherido a su espalda o sentado en la parte superior de sus cabeza. Generalmente la presencia se ubica en algún lugar específico del cuerpo. La ubicación más comúnmente identificada, tanto por hombres como por mujeres, es el área del ilíaco izquierdo. También sucede con frecuencia que las mujeres identifican áreas en o alrededor de la vagina, útero y ovarios. El por qué de esto se discute en el Capítulo 6. Por el momento, enfoquémonos en los hechos presentados por los clientes.

Los entes pueden ubicarse en prácticamente cualquier parte del cuerpo, pero las extremidades son poco comunes comparadas con el torso y la cabeza. Algo importante que se ha visto a menudo, es que no parecen moverse mucho dentro del cuerpo del cliente. Algunas veces el cliente relata que ‘la cosa’ se mueve ligeramente dentro de su propio espacio, pero no es usual que cambie de área por completo. Los entes aparecen como algo fijo y testarudo, sin la menor disposición a dejar su lugar, y sin responder a cualquier intento de desalojo.

El tamaño de los entes varía, desde medio centímetro hasta dos metros, según lo descrito por los clientes. No obstante, en la mayoría de los casos, su tamaño es menor a 50 centímetros.

1.6 Agotando la energía vital del cliente

En casi todos los casos, los clientes reportan que ‘la cosa’ está reduciendo drásticamente su energía, tomándola de su fuerza vital. Esto es bastante usual, como se notará a lo largo del libro.

Caso 1.2 Mujer de cuarenta y tres años, azafata

¿Cómo se ve la presencia? –Tiene patas con ventosas en las orillas. Las dos patas delanteras están alrededor de mi cuello. Es grande. Cubre mi espalda, hasta la mitad. Se alimenta de la base de mi cerebro. Toma mi energía vital, pero no todo el tiempo; sólo a veces cuando está hambriento. Cuando succiona mi energía, me produce confusión. Los pensamientos me dan vueltas y vueltas sin sentido. Me muerde la cabeza y me produce dolores.

 

¿Lo siente como parte de usted o como algo ajeno? –No, lo siento como algo ajeno a mí.

Caso 1.3 Mujer de veintinueve años, ama de casa. Sufría de fatiga, depresión y falta de motivación sin tener ninguna razón en particular. Al principio de la sesión de ISIS, el cliente pudo percibir una sombra en la región ilíaca izquierda.

¿Hay alguna emoción relacionada con la presencia? –Solamente se siente como algo muerto. Frío. En realidad no hay nada. Nada más quiere que lo dejen sólo.

¿Por qué? –Le gusta la oscuridad. Como en una cueva. Le gusta permanecer inmóvil y que las cosas le lleguen.

¿Qué tan grande es? –Quiere decir, la cosa negra…[El cliente indica un área que va desde la mitad del muslo hasta el pecho, del lado izquierdo de su cuerpo.]

¿Lo había visto antes? -No.

¿Qué es lo que quiere? -Solamente quiere estar allí. Toma pequeñas porciones de mi energía. Succiona energía todo el tiempo. Sólo pedacitos. Sólo lo necesario.

¿Es posible que disfrute de algunas comidas que usted consume? –Queso y tomates. Pan.

¿Qué le sucede a la presencia cuando usted come estos alimentos? –Se fortalece. Y mi energía se debilita.

De sus emociones¿hay alguna en particular que el ente disfrute? –Negatividad. Es como un patrón de negatividad. Como tener una vida vacía. Depresión. Mi esposo le atrae. Mi esposo lo alimenta. Lo fortalece.

Al poco tiempo después de identificar la presencia, la mayoría de los clientes tienden a percibirla como un parásito. Para poder describirlo utilizan expresiones como “Me debilita”, “Vive de mi energía”, “Toma fuerza de mi energía vital”, “Succiona mi energía”, “Toma mi vida (o mi calidez)”, “Se alimenta de mí”, “Soy su sistema de soporte de vida”. Generalmente relacionan a la presencia con síntomas de fatiga, vacío, depresión y falta de motivación.

1.7 Antojos

En la mayoría de los casos los clientes reportan que al comer ciertos alimentos, la presencia reacciona. Además, la presencia puede crear antojos o deseos compulsivos hacia cierto tipo de alimentos.

La sustancia más comúnmente mencionada es el azúcar. Cuando se les pregunta a los clientes “¿Es posible que ‘la cosa’ disfrute de ciertas comidas?”, más de la mitad de las personas contestan inmediatamente “azúcar”, “cosas dulces” o “chocolate”.

Otros tipos de alimentos mencionados comúnmente son aquellos que producen pesadez, los pasteles y el pan blanco (con levadura), frituras y comidas grasosas, queso, y comida chatarra en general. En otros casos prefieren las carnes y la comida picante y sazonada o alimentos salados. No es inusual que se mencione la carne al mismo tiempo que las comidas muy sazonadas o picantes. Se ha observado un patrón en el cual los entes que producen antojos de carne, se sienten más atraídos a los condimentos, el vino y el alcohol, que a los pasteles y alimentos dulces, y frecuentemente se asocian con tendencias agresivas y enojo.

Sorprendentemente, hay un tipo de verdura que a menudo reportan los clientes dentro de los antojos producidos por los entes – los tomates.

Deberemos recalcar que en cuanto los clientes han identificado la presencia durante una sesión, ellos encuentran que es fácil responder a la pregunta: “¿Es posible que ‘la cosa’ disfrute de ciertos tipos de comida? “La respuesta del cliente tiende a indicar que los antojos son una de las características más evidentes relacionadas con los entes. No todas las presencias producen antojos, pero la mayoría lo hace; y cuando los producen, los antojos son muy fáciles de identificar.

Caso 1.4 Mujer de treinta y siete años, productora de cine.

¿A qué se parece? –Es como una piedra en mi plexo solar. Es bastante viejo. No le gusta dar, y no olvida.

¿Es posible que disfrute de algunas comidas que usted consume? –Le gusta comer carne y comida picante, como chiles rojos y vino tinto. Todo es rojo: vino tinto, carne roja, chiles rojos, pimientos rojos, tomates… ¡qué extraño! Es muy agresiva. Tiene dientes afilados. Le gusta estar conmigo porque la protejo. La hago sentir bien, confortable. Es como un chupón.

Al lidiar con un ente, el acercamiento de Clairvision consiste en dedicar una o más sesiones a identificar la presencia. Esta es la primera parte del proceso. Después, los clientes pasan por la segunda fase, durante la cual observan a la presencia en sus actividades diarias, para poder descubrir cuáles son las interferencias que causa. Durante esta fase de observación, la que dura dos o más semanas, los clientes tienen la oportunidad de estudiar los mecanismos de los deseos y antojos. Algo común es que, cuando surge un antojo, parece haber un impulso que viene de la presencia. Los antojos comienzan con la presencia y le son insidiosamente comunicados al cliente. Cuando los clientes no están conscientes y se olvidan de la presencia, el antojo se percibe como cualquier otro antojo. Sin embargo, si se enfocan en el asunto y observan a la presencia contínuamente, los mismos antojos parecen venir directamente de la presencia. Los clientes generalmente llegan a la conclusión de que por años, la presencia ha superimpuesto sus propios impulsos en la conciencia de los clientes, aún cuando hubiesen estado inconscientes de los mecanismos hasta ese momento.

Otro hecho importante que los clientes han reportado en repetidas ocasiones, es que cuando ceden ante un anotojo que viene de la presencia y comen cierta comida en particular, la presencia toma más fuerza. Los clientes describen este efecto en más o menos los mismos términos: “El ente crece” (o se fortalece), “Tiene más poder sobre mí”, “Me puede influenciar más”, “Pierde los estribos”, y otras frases similares.

Debe enfatizarse que aún si la mayoría de los entes generan antojos, ¡no tiene absolutamente ningún sentido el preocuparse de si ha atrapado un ente cada vez que tiene un antojo! Así como un dolor de cabeza no indica algún tumor cerebral, sería absurdo considerar que cualquier síntoma mencionado en este capítulo puede ser indicador de que usted tiene un ente.

1.8 Otros tipos de antojos

Además del azúcar y otros alimentos, los clientes también reportan que la presencia es responsable de crear antojos de café, tabaco, alcohol y algunos tipos de drogas. Solamente una pequeña fracción de los clientes con entes que he tenido, hablan acerca de deseos específicos hacia los narcóticos o el alcohol. Esto probablemente se debe a que la mayoría de la gente que he tratado se siente inclinada a hacer algún trabajo de autotransformación y han adoptado estilos de vida más saludables que el promedio de la población. La experiencia me ha llevado a creer que si el mismo proceso se llevara a cabo con un grupo de alcohólicos y drogadictos, probablemente encontraría un elevado número de entes. Sin embargo, ¡con esto no estoy sugiriendo que todas las adicciones sean provocadas por entes! Una actitud que culpe a los entes por todos los problemas humanos sería tan infantil como una basada en la completa negación de la experiencia.

Si los antojos tienen que ver con alimentos o con sustancias tóxicas, ¿cómo se diferencían los antojos que estan ligados a un ente de aquellos que son más comunes? Los antojos provocados por entes tienen más sentido de urgencia y rigidez que los otros. Pueden llevar a los clientes a hacer comentarios tales como: “No lo siento como si fuera algo que proviene de mío”, o “No se siente como un antojo que viene de mí o que yo quiero comer”. Una vez que los clientes han identificado la presencia, pueden percibir los antojos como algo que viene directamente del ente. Después de haber hecho la identificación, ellos pueden diferenciar entre los antojos, deseos y apegos que vienen de ellos mismos con los que son provocados por la presencia. Esto requiere del poder de discernimiento y vigilancia, ya que los entes son astutos y saben como disfrazar sus necesidades para pasar desapercibidos y así provocar que los clientes interpreten esos antojos y deseos como propios.

En muchos casos, los antojos ligados a un ente pueden desaparecer o por lo menos disminuir significativamente después de que el proceso de extracción se ha llevado a cabo.

Caso 1.5 Mujer de veinte años, estudiante.

¿Qué está sintiendo? –Puedo sentir movimiento, como un animal inquieto en mi plexo solar.

¿Qué tipo de animal? –Un mono pequeño de color rojo. Está adentro.

¿Qué está haciendo allí? –Saltando, moviéndose…

¿Qué es lo que quiere? –Está nervioso. Quiere salir.

¿Ha estado allí por mucho tiempo? –¡Si, definitivamente! Estoy segura de que estaba allí cuando yo era niña. Hay un sentimiento de estrangulamiento. Es muy pequeño: dos o tres pulgadas.

¿Qué tipo de comida le gusta que usted coma?–Me pone nerviosa, por lo que acabo tomando sedantes. Quiere salir. Le gusta cuando tomo sedantes y todo tipo de drogas.

¿Había visto al mono con anterioridad? –No. Aunque el sentimiento es muy familiar. Le gusta el café. Yo tomo mucho café. Le gusta ir a cafeterías con mucha gente y música; le gusta la agitación extrema. Después le gusta ir a otro lugar, y después a otro más…No se siente como algo peligroso, se siente más bien mañoso. En casa me hace tomar mucho café, escuchar música con el volúmen muy alto y que invite a mucha gente. Si no puedo hacer eso, me hace entrar en pánico. Odia cuando medito. Y si medito, se vuelve como una espiral blanca que gira.

¿Le gusta hablar? –No, pero a mí sí. Me hace hablar todo el día y sentirme inquieta en el trabajo. Le gusta el café– bastante. Cuando conocí a mi primer novio, puedo recordar este sentimiento nuevo, estar girando, intranquila e inquieta, e incómoda… llevándome a entrar en pánico. Mi padre no hacía mucho que había muerto. Eso no pudo haber estado allí antes, porque yo era demasiado seria: no existía la posibilidad. Después de la muerte de mi padre, de pronto cambié.

¿Se sentía feliz de que usted tuviera novio? –Nunca está feliz. Siempre está inquieto. Está como en una burbuja, golpeando los bordes. Quiere salir, o quiere atención– es muy travieso. Cuando empecé a tomar drogas [cocaína] se puso peor. Se puso mucho más grande y estaba fuera de control [mostrando toda el área del pecho y abdomen con sus manos].

¿Podría haber una parte en usted que obtiene cierto beneficio de la presencia del mono? –La parte de mí que es sociable. Actúa desde mi lado oscuro y mi frivolidad. Logro mucho gracias a él. Puedo apresurarme, ver a mucha gente, y mantenerme despierta durante la noche. No puedo leer, pero puedo hablar, hablar, hablar… Y puedo empezar a hablarle a un extraño que esta simplemente sentado en la mesa de al lado. Una parte de mi disfruta esto. Pero algunas veces es tan irresistible que tengo que correr lejos de las clases en la universidad y prender un cigarro. Le encanta King’s Cross [la zona roja de Sydney], se alimenta de esa energía cuando camino y hablo con la gente.

¿Cómo reacciona cuando usted tiene relaciones sexuales? –Retrocede. Si no conozco a la persona o si hay más de una persona, o mucho alcohol, entonces lo disfruta. Pero si es alguien que me importe, me provoca una sensación de pánico y me impide hacer el amor. Puedo ver cuando entró en mí. Era un momento… un momento triste. Hace mucho. Mi padre murió mientras yo estaba en la escuela. Estaba corriendo cuando sentí que moría. Yo tenía trece años. Mi hermano y mi tío me recogieron. Y el mono rojo saltó dentro de mí en los momentos de pánico que siguieron. Mi padre tomaba muchas drogas.

–Ahora el mono está muy enojado. Le odia. Quiere golpearle la mano. Hace que mi cuerpo se sienta rígido y quiere que lo empuje lejos de mí. No quiere que yo este aqu?. Cada vez me quiere convencer de que no venga a las sesiones.

1.9 Los entes se sienten atraídos a las emociones intensas

Como hemos visto, los clientes describen como el ente crea antojos de azúcar, comida chatarra o sustancias tóxicas, y además disfruta del placer que acompaña a estos antojos. De la misma manera, la mayoría de los clientes relatan como el ente se fortalece cuando experimentan cualquier forma de disfrute sensual, o emociones fuertes como el enojo, abatimiento, frustración, o cualquier forma de dolor emocional, melancolía, tristeza y depresión.

Caso 1.6 Hombre de treinta y nueve años, funcionario público.

–La cosa ésta siempre gana. Ya sea que fume un cigarro y disfrute del tabaco, o que no fume y disfrute de mi frustración.

Más que ser un tipo de emoción, es la intensidad de la emoción lo que parece alimentar al ente. En cuanto al grado de disfrute sexual, algunos entes se sienten particularmente atraídos por el sexo, empujando al cliente a tener experiencias o compañeros múltiples. Otros parecen sentirse amenazados por el acto sexual y parecen no poder lidiar con la cercanía y el amor. El patrón común es que los entes parecen sentirse atraídos al sexo y no al amor, como se expresó en el caso 1.5 que habla del mono rojo.

Caso 1.7 Mujer de veinticuatro años, enfermera.

¿Qué está sintiendo? –Puedo sentir algo en mi pecho y mi abdomen. Parece como un hombre mayor, como un esqueleto. Puedo sentir su caja torácica superimpuesta a la mía. También puedo sentir los huesos de su cadera.

¿Qué es lo que quiere? –Me parece que quiere que yo sea su amante. Le gusto porque estoy joven. Le gusta mi fuerza y mi energía. Y le gusta disfrazar las cosas. Intenta hacer que me enfoque en mi cuerpo, particularmente en mis caderas. Me hace caminar de cierta manera, para hacerme recordar mis caderas de una manera sexual.

¿Qué obtiene de esto? –Lo hace sentir vivo. Y le gusta este clima [la primavera en Sydney] porque es más sensual. Me hace enfocarme en el clima. Hay cierto hombre en donde trabajo… el esqueleto intenta manipularme para que tenga sexo con él. Cada vez que quiero hablar con ese hombre, cambia mi voz para hacerla más atractiva. Y después, en la tarde me manda escenas mentales eróticas conmigo y este hombre. Quiere que me acerque a este hombre. Quiere que este hombre me toque. Si el esqueleto lograra que yo tuviera sexo con ese hombre, se sentiría emocionado. También tomaría más poder sobre mí. Tiene puesta su mente en eso, y si llegara a tener éxito, lograría reforzar su ego. Y así adquiriría más poder gracias a la energía sexual. Quiere sexo vaginal y anal. Le daría la posibilidad de extenderse en todo mi cuerpo. Antes de que tuviera a mi primer novio, me hacia sentir insegura de mí misma. Me hacía recordar mi cuerpo. Y después me sentía culpable y eso le daba poder sobre mí. Cuando tenía quince años tuve mi primer novio. Puedo ver como el esqueleto ya estaba allí cuando yo estaba haciendo el amor, disfrutándolo mucho. Recuerdo una noche en la que tenía cinco o seis años. Yo soñaba mucho con destrucción y tuve un orgasmo y me desperté. Era el esqueleto que me hizo tener un orgasmo. El esqueleto estaba acostado en mi cuerpo, y el sueño fue tan poderoso que el esqueleto tuvo un orgasmo.

Caso 1.8 Mujer de treinta y tres años, encargada en una tienda.

¿Cómo se ve ‘la cosa’? –Es amorfa, con extensiones que terminan en algo parecido a puntas. Es café oscura. Se ubica desde mis caderas hasta mi hombro, de lado derecho. De ahí toma mi energía vital [indicando el área alrededor del ombligo]. Cuando tengo miedo, puede tomar más energía. El temor me debilita, y eso le gusta. Eso le facilita el que se fortalezca. Quiere crecer hasta apoderarse de mí. Si yo tuviera un accidente, si yo estuviera muerta, se apoderaría de mí. Me podría controlar, causando daño.

Como veremos más adelante, es común que los entes sientan un fuerte apego a cierto tipo de antojos o deseos.

http://www.clairvision.org/espanol/entes-parasitos-del-cuerpo-energetico.html

http://maestroviejo.wordpress.com/2012/08/30/entes-parasitos-del-cuerpo-energetico-escrito-por-samuel-sagan-1o-parte/#more-57326

Anuncios
  1. #1 por Lindsey el 05/10/2012 - 3:20 am

    Why users still make use of to read news papers when in this
    technological globe all is existing on web?

  2. #2 por mcallen tx homes el 12/09/2012 - 11:42 pm

    Hi, I do believe your site might be having browser compatibility problems.

    Whenever I take a look at your blog in Safari,
    it looks fine but when opening in IE, it has some overlapping issues.
    I simply wanted to provide you with a quick heads up!
    Apart from that, fantastic website!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: