EL LEGADO PROHIBIDO DE UNA RAZA CAÍDA…(4)

 

El libro del Génesis dice que del Edén surgían las aguas principales de los cuatro ríos del paraíso. Los nombres de estos son dados como Pisón, Guihón, Hiddekel y el Eufrates. De estos cuatro, sólo el último puede ser debidamente identificado por su nombre. El Eufrates fluye a través del Kurdistán turco, Siria e Irak antes de desembocar en el Golfo Pérsico.

Los otros tres fueron identificados por los primeros estudiosos de la Biblia, respectivamente, con el Ganges de la India (aunque en ocasiones con el Orontes del norte de Siria), el Nilo de África y el Tigris, del Asia occidental, que, al igual que su río hermano, el río Éufrates, fluye a través de Irak y desemboca en el Golfo Pérsico.

Los dos primeros fueron elegidos como sustitutos adecuados, simplemente porque eran considerados por los estudiosos como los ríos más caudalosos del mundo clásico, sólo la conexión entre el Tigris y el Hiddekel hizo algún tipo de sentido geográfico.

De ninguna manera podría decirse que estos cuatro ríos surgían en la misma región geográfica, un problema que fue convenientemente pasado por alto por los teólogos antes del re-descubrimiento de la cartografía en el siglo XVI. Otras fuentes, en particular la Iglesia Armenia, aceptó el Éufrates y el Tigris como dos de los cuatro ríos del paraíso, pero optó por asociar a los otros dos, el Pisón y Guihón, con, respectivamente, el Gran Zab (Greater Zab), que nace en el Kurdistán turco y desemboca en el Tigris, y el Araxes, que nace en Armenia y desemboca en el Mar Caspio.

Habría tenido la razón la Iglesia de Armenia para hacer esto?

Posiblemente sí, puesto que fueron los habitantes de la región geográfica en cuestión y pudieran haber tenido acceso a las tradiciones locales no disponibles para el mundo teológico exterior.

Cualquiera que hubiera sido la identidad de los cuatro ríos del paraíso, la tradición kurda emplaza sus cabeceras en las cercanías del lago Van, un enorme mar interior – de unos 60 kilómetros de diámetro y alrededor de 35 millas de ancho – situado en la frontera entre el Kurdistán turco y Armenia.

De hecho, la leyenda registra que el Jardín del Edén está ahora “en el fondo del lago Van”, después de haber sido sumergido bajo las olas en el tiempo de la Gran Inundación.
Lago Van – pulse la imagen para más detalles
Curiosamente, es la montaña de Cudi Dag o Monte Judi, al sur del lago Van en la que los musulmanes, así como las diversas creencias de origen kurdo localizan el lugar llamado Lugar de Descender, el sitio donde el Arca de Noé fue a parar después de del Gran Diluvio.
La atribución de este mismo lugar con el más familiar Monte Ararat es una invención puramente cristiana que no tiene ninguna base real en la tradición religiosa temprana.

Todo esto implica que tanto los compiladores del Libro del Génesis, colocan, tanto el lugar de nacimiento de la humanidad, es decir, el Jardín del Edén, como su punto de regeneración después de la Gran Inundación, en la misma región de Kurdistán del norte, sin duda, un indicio del hecho de que la clave de los orígenes de los Vigilantes residía en esta misma área geográfica del mapa.

La Montaña Celestial
Hay mucho más, sin embargo, ya que no son solamente las razas de Irán y judías que citan a Kurdistán como la cuna de la civilización. Las mitologías, tanto de los sumerios, que gobernaron las ciudades-estados de Mesopotamia alrededor del 3000 A.C. en adelante, como sus eventuales conquistadores, los acadios, colocan la tierra de los dioses en esta misma región exacta.

Los acadios se originaron como una raza semita, o proto-hebrea, raza de origen incierto, y en su literatura religiosa, se refieren a ésta bóveda celestial como Kharsag Khurra, la montaña celestial. Aquí los dioses, también conocidos como los Anannage, vivían en un reino paradisíaco de jardines, huertos, templos y campos de regadío que no sólo se parecen a los siete cielos descritos en el Libro de Enoc, sino que en realidad se le refiere en más de una ocasión como Edin, la palabra acadia para “estepa” o “meseta”.

Vinculando aún más a Kharsag con el dominio judío de los ángeles es el conocimiento de que los Anannage, como los Vigilantes enoquianos, eran gobernados por un consejo de siete. Estos, sin duda, se igualan a los siete arcángeles del Judaísmo de post-exilio, así como los seis llamados Amesha Spentas, o “espíritus generosos”, quienes, con el dios supremo Ahura Mazda, presiden sobre las jerarquías angélicas en la tradición iraní.

Fueron los Anannage, los dioses y diosas de Kharsag, simplemente otra forma de literatura de los Vigilantes Enoquianos y del Mar Muerto, cuya patria era un asentamiento agrícola elevado llamado Edén, o cielo, ubicado en algún lugar en medio de las montañas de Kurdistán?

La Búsqueda de Dilmun
Kharsag no es el único nombre usado por los antiguos mesopotámicos para referirse a su lugar de los primeros comienzos. Esta cuna de la civilización era también conocida por el nombre de Dilmun, o Tilmun. Aquí, se dijo, el dios Ea y su esposa fueron puestos a iniciar “una era sin pecado de completa felicidad”.
Aquí también los animales vivían en paz y armonía, el hombre no tenía rival y el dios Enlil “en una lengua dio alabanza”.

También es descrito como una morada pura, limpia y “brillante”, “de los inmortales”, donde la muerte, la enfermedad y el dolor son desconocidos y a algunos mortales se les ha dado “la vida como un dios”, palabras que recuerdan a la Vaejah Airyana, el reino de los inmortales en los mitos y leyendas de Irán, y la tradición hebrea del Edén.

Aunque Dilmun se iguala por la mayoría de los académicos con la isla de Bahrein en el Golfo Pérsico, no hay evidencia que sugiera que un mítico Dilmun mucho antes estaba situada en una región montañosa más allá de las llanuras de Sumeria. Pero ¿dónde exactamente se ubica?

Las inscripciones mesopotámicas no lo dicen, sin embargo, el texto zoroástrico Bundahishn y los registros cristianos de Arbela en el Kurdistán iraquí se refieren a una ubicación llamada Dilamun como que existió alrededor del cauce del los ríos Tigris, al sur-oeste del Lago Van – en la misma zona en la que se dice que ha sido localizado el Edén bíblico.

Además, EA (el Enki acadio) se decía que había presidido el concurso de dos grandes ríos de Mesopotamia – los ríos Tigris y Éufrates – que se muestran en las representaciones como derivándose de cada uno de sus hombros. Esto, sin duda alguna, habría querido decir que las aguas principales, o fuentes de esos ríos tendrían que haber sido considerados como sagradas a Ea por las culturas de la Media Luna Fértil de Mesopotamia.

Más curioso es el conocimiento de que, como en el hebreo y el mito de Irán, no parece haber sido una caída de los dioses de Anu, los Anannage. Mientras que 300 de ellos permanecieron en el cielo, otros 600, bajo la dirección de Nergal, el dios del mundo subterráneo, se instalaron entre la clase mortal.

Aquí le proporcionaron todo a la humanidad, desde la agricultura básica, a la astronomía, la irrigación de las tierras, la creación de tecnología y la sociedad estructurada.
¿Suena familiar?
Estos Anannage rebeldes vivieron “en la tierra”, una referencia a un “mundo subterráneo”, un dominio relacionado con la antigua ciudad de Kutha, al norte de Babilonia.
En esta “Casa de la Oscuridad vivían” demonios” y Edimmu, vampiros gigantes chupa-sangre que regresaban al mundo de la superficie al caer la noche para robar las almas de los muertos vivientes.
  • ¿Podrían estos seres infernales ser un recuerdo distorsionado de los Vigilantes rebeldes y sus monstruosos hijos, los Nefilim?
  • ¿Podrían estos ángeles caídos haber vivido en ciudades subterráneas después de su descenso a las llanuras?
Los Cuerpos de los Pájaros
La antigua Mesopotamia fue padre de un conjunto de panteones de diablos y demonios – cada clase tiene su propia apariencia, funciones y atributos. Algunos eran beneficiosos para la humanidad, mientras que otros sólo causaron dolor, sufrimiento y tormento en el mundo de los mortales.

En la historia del descenso de la diosa Ishtar a los infiernos, conservado en la tradición asirio-babilónica, los “jefes” de la “Casa de las Tinieblas” se dice que eran “como las aves cubiertas de plumas”, que “desde los días de antaño dominaban la tierra, (y) para quienes los dioses Anu y Bel han dado terribles nombres”.

En una tablilla cuneiforme escrita en la ciudad de Kutha por un escriba que “en el templo de Sitlam, en el santuario de Nergal”, describe las incursiones de una raza de demonios en Mesopotamia, impulsada por los dioses en una región inferior.

Se dice que le hicieron la guerra a un rey no identificado durante tres años consecutivos y que tenían la apariencia de:
Hombres con cuerpos de aves del desierto,
seres humanos con rostros de cuervos,
estos los grandes dioses crearon,
y en la tierra, los dioses crearon para ellos una morada …
en medio de la tierra crecieron y se hicieron grandes,
y aumentaron en número,
Siete reyes, hermanos de la misma familia,
seis mil en número fueron su pueblo.
Estos “hombres con los cuerpos de aves” fueron considerados como “demonios”.
Ellos aparecerían sólo una vez que una tormenta de nubes hubiera consumido los desiertos y masacraría a aquellos a quienes tomarían cautivos, antes de regresar a una región inaccesible por otro año.
Parecieran haber muchas razones para sugerir que estos feroces “demonios” no eran para nada eran espíritus incorpóreos, sino seres de carne y hueso adornados con mantos de plumas y parafernalia de las aves.
¿Pero, ¿quiénes eran estos demonios humanos, y cómo se relacionan con el desarrollo de la civilización de Mesopotamia?

por Andrew Collins

traducción de Adela Kaufmann
Versión original
del sitio Web NewDawnMagazine
Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: