Chitauri: Los Terribles Dioses Lagarto de la Tradición Zulú…(3)


GRANDES CAUDILLOS PARA SEMBRAR LA DISCORDIA

Otra cosa que nuestra gente dice es que los Chitauri se alimentan de nosotros como buitres. Ellos nos crían, llenan a algunos de nosotros de cólera y grandes ambiciones, y hacen de esta gente que ellos criaron, grandes guerreros que realizan terribles guerras. Pero, en fin, los Chitauri no permiten a estos grandes líderes, a estos grandes jefes y reyes de guerra, que mueran en paz.
El guerrero es usado para crear la mayor cantidad de guerra posible, para matar a cuanta gente pueda, y a esos que él llama enemigo. Y, al final, el guerrero tiene una muerte horrible, con su sangre derramada por otros. Y este fenómeno lo he visto en la historia de mi gente, una y otra vez.
Nuestro gran Rey Shaka Zulú peleó más de 200 guerras durante su reinado de 30 y pico de años. Ergo, fue masacrado y tuvo una muerte muy violenta. Él murió siendo un hombre vencido quien, por la muerte de su madre, ya no tenía poder para ganar más batallas. Y antes de Shaka Zulú, había otro rey que entrenó a Shaka para que fuera el gran rey que fue. Ese rey se llamaba Dingiswayo.
Dingiswayo luchó grandes guerras para unir a la gente Zulú en una gran tribu. Él había visto a la Gente Blanca del Cabo y pensó que, uniendo a su gente en una gran nación, podría repeler la amenaza de la Gente Blanca. Pero lo que pasó fue que, después de ganar muchas batallas para unir muchas tribus, el Rey Dingiswayo fue repentinamente afligido por una enfermedad de la vista que casi lo deja ciego.
Él escondió este secreto de que no podía ver más. Pero este aterrador secreto fue descubierto por una mujer, una reina de otra tribu, llamada Ntombazi. Ntombazi tomó un hacha y decapitó a Dingiswayo, luego de haberlo engañado para que entrara a su cabaña dándole comida y cerveza.
También existe un fenómeno similar con grandes Jefes Blancos: Napoleón en Europa, quien murió miserablemente en una isla solitaria del Océano Atlántico; Hitler, también en Europa, que murió poniendo una pistola en su boca y matándose, nos dicen; Atila el Huno, que fue asesinado por una mujer; y muchos otros grandes jefes que tuvieron un triste final después de haberle propinado miseria y muerte a cuanta gente pudieron.
El Rey Shaka fue apuñalado hasta la muerte por su medio hermano, con la misma flecha que él utilizó para matar a grandes cantidades de personas rápidamente. Y Julio César se encontró con el mismo destino, al igual que nuestro Shaka Zulú, luego de haber conquistado muchas naciones. Siempre el Guerrero Héroe tiene un final que parecía no debía tener.
El Rey Arturo, en Inglaterra, fue asesinado por su propio hijo, Mordred, luego de un longevo y exitoso reino. Puedo continuar. Ahora, todas estas cosas, si uno las junta, demuestran que existe un poder que nos guía hacia un río oscuro de autodestrucción. Y entre más pronto lo sepamos, mejor será para que podamos, quizás, hacerle frente.
Ellos ponen a seres humanos contra seres humanos. ¿Sabe lo que a ellos les gusta? Les gustan los fanáticos religiosos. Aquellos que están muy involucrados con la religión son muy populares entre los Chitauri.
SE ALIMENTAN DE EMOCIONES INTENSAS
Ellos se alimentan de las emociones humanas en general. De emociones muy, muy intensas. Por ejemplo, a nosotros se nos dice que si uno ve a un Chitauri entre los arbustos o parado por ahí mirándote, y si tú estás acompañado por tu esposa o novia, debes proceder inmediatamente a hacerle el amor, y liberar tantas emociones como te sea posible. Esto complacerá al Chitauri y se alejará de ti sin hacerte daño.
Hay otra cosa. Se nos dice que los Chitauri son alimentados con la energía que es generada cuando cientos de mentes humanas, o una sola, comienza a pensar en ciertos niveles. Se nos dice que los Chitauri quieren mantener nuestros pensamientos en ciertos niveles, y ellos nos recompensan dándonos una larga vida.
¿Por qué es que en las grandes Universidades de este Planeta, uno encuentra profesores que piensan en ciertos niveles y logran vivir una inusual larga vida? Raymond Dart, Robert Broom… Estos profesores vivieron por largo, largo tiempo.
[NX: Raymond Dart y Robert Broom, fueron dos de los tres paleontólogos pioneros en buscar los orígenes del hombre en Sudáfrica. Dart descubrió al Australopitecus Africanus, viviendo hasta los 95 años. Broom, curiosamente, fue el primero en especializarse en el estudio de fósiles reptiles y de mamíferos con características reptiles, viviendo hasta los 85 años].
Y Mai-Ant-Mai, la última Zanuzi sudafricana, aparte de mí, se encuentra tan activa como una joven mujer, cuando ya se encuentra cerca de los 99 años. Mi madrastra, Rose, ha perdido ya a la mayoría de sus hijos, pero ella continúa con vida. Extrema longevidad es la recompensa de los Chitauri para quienes llegan a pensar en cierta forma.
SACRIFICIOS HUMANOS
El Señor David Icke compartió un poco conmigo. Me dijo que la gente de cabello rubio es sacrificada por los Chitauri, y yo le conté, a cambio, lo que sabía de África.
No todos los africanos tienen cabello negro. Hay africanos que son considerados muy sagrados, muy santos. Éstos son los nacidos con cabello rojo natural, los cuales se cree que tienen un gran poder espiritual. En África, tales personas, africanos pelirrojos, eran víctimas de sacrificios, especialmente cuando llegaban a su madurez – fueran hombres o mujeres.
Hay algo más. Esta es una de las muchas cosas que a los Chitauri les gusta hacer en sus cuevas subterráneas, donde muchos fuegos se mantienen ardiendo. Nos han dicho que cuando un Chitauri se enferma comienza a perder una gran parte de su piel, es una enfermedad que los deja en carne viva.
Cuando estas criaturas se enferman así, una joven, una virgen, es usualmente secuestrada por un sirviente de los Chitauri y llevada a algún lugar subterráneo. Allí la chica es atada de pies y manos, la envuelven en una manta dorada, y la obligan a acostarse al lado del Chitauri enfermo, semana tras semana. Le dan comida, pero la mantienen amarrada y sólo la sueltan a veces para que pueda hacer sus necesidades.
Se dice que luego que el Chitauri muestra señales de recuperación, entonces a la chica humana se le permite escapar. Le dan la oportunidad de escaparse, una oportunidad que en realidad no es tal. Cuando se escapa, cuando comienza a correr, es perseguida subterráneamente por unas criaturas de metal voladoras, y es recapturada en su máximos momentos de miedo, y totalmente exhausta.
Posteriormente, la acuestan en un altar de piedra y es cruelmente sacrificada. El Chitauri enfermo bebe de su sangre y se recupera. Pero la chica no debe ser sacrificada hasta estar muy, muy, muy asustada, porque si no está asustada, se dice que su sangre no salvará al Chitauri enfermo.
En efecto, debe ser sangre de un ser humano muy asustado. Ahora, la costumbre de perseguir a la víctima fue practicada por caníbales africanos. En tierra Zulú, en el último siglo, había caníbales, y sus descendientes, incluso ahora, te dirán, si confían en ti, que la carne del ser humano asustado y obligado a correr largas distancias tratando de escapar, sabe mejor que la carne de alguien que fue sencillamente asesinado.
Se dice que cerca de mil niños desaparecen cada mes en Sudáfrica. Desaparecen y jamás se vuelve a saber de ellos. Muchos creen, especialmente los periodistas, que es el resultado de asuntos de prostitución. Pero yo no pienso eso. Si verifican las historias de estos niños, no son de la calle. Son destacados niños estudiosos que sobresalen de los demás. No solo eso, también han desaparecido mujeres.
POR TODO EL MUNDO, LAS MISMAS HISTORIAS
Dondequiera que todavía existan chamanes y curanderos tradicionales, encontrará estas fascinantes historias. Ahora, déjeme contarle lo que hallé en Australia.
La gente aborigen de Australia, entre ellos mismos, se llaman Coorie, que significa «Nuestra Gente». Los Coorie de Australia creen en un Gran Dios Creador llamado Byamie. Un Shamán Coorie, y varios de ellos, me dibujaron retratos de este Byamie, y uno de ellos me mostró un dibujo en una piedra representando a este extraño Dios Creador que vino de las Estrellas.
Y cuando ellos colocaron su dibujo frente a mí, lo que mostraba era al Chitauri que yo conocía desde mi iniciación africana. Tenía la cabeza grande. Tenía ojos grandes, que fueron acentuados por el pintor. No tenía boca, tenía brazos largos y piernas increíblemente largas. Señor, esa era la típica representación de Chitauri, el mismo que yo conocía de mi propia gente en África. Me pregunté: «¿Por qué? Aquí estoy en un país, a miles de millas de mi África, y estoy viendo a un ser conocido como Biamai o Bimi, que es la criatura que yo, un africano, reconozco».
Entre los Nativos Americanos, encontré que, por ejemplo, entre ciertas tribus en América, tribus como la de la gente Hopi, y aquella gente que permanece en esos edificios llamados Pueblo, tienen a unas criaturas que llaman Katchinas. Incluso esta gente usa máscaras y se disfraza como dichas criaturas.
Y algunos de estos Katchinas, son muy, muy altos, con una cabeza redonda grande. Exactamente como tenemos en África. Hallé criaturas similares en América. En África las llamamos criaturas Egwugwu, o por otro nombre como Chinyawu. Los Katchina de los Nativos Americanos, y los Chinyawu de nuestra gente, son seres idénticos.
cronicasdelgirku.blogspot.com.
Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: