CARROS DE FUEGO EN LA BIBLIA……

Desde los albores de la humanidad como tal, el hombre acepta como lógica la existencia de fuerzas inteligentes, de seres supuestamente no humanos -dioses, ángeles, demonios y un sinfín de intermediarios- que intervienen directamente en el curso de nuestra vida sobre este planeta.Los textos y legados que en el curso de los tiempos han ido reflejando el acontecer de la historia de la humanidad están salpicados de testimonios que ilustran la presencia permanente de objetos volantes que evolucionan de forma inteligente a baja altura sobre la superficie terrestre. La lista de tales avistamientos en todo el mundo y en todas las épocas prueba que la actuación y la intervención de una o de varias inteligencias distintas de la nuestra forman parte integrante y continuada de la historia de la humanidad.Si prestamos oídos al bioquímico inglés Francis Crick -Premio Nobel en 1962 por haber descubierto la estructura del ADN-, habríamos sido creados por una supercivilización del espacio que en una época remota infectó al planeta Tierra con un microorganismo destinado a desarrollarse en el tiempo hasta llegar a ser lo que hoy somos los seres humanos. Otros científicos secundan este supuesto, como por ejemplo Vsevolod Troitsky, de la Academia de Ciencias de la URSS, para quien la Tierra es un campo de experimentación de nuevas formas de vida, controlado por seres superiores y desconocidos para nosotros.Muchos sostienen que desde el pasado más remoto, el ser humano trató de expresar lo que veía de acuerdo con su entendimiento, relacionando las distintas manifestaciones con objetos conocidos, manteniendo de esta forma la semejanza con lo observado. Asi a partir de este argumente, los creyentes del fenómeno postulan que muchas referencias antiguas, serían expresiones de naves alienígenas. Indicando que si estos vehículos aéreos podrían ser tripulados, se habría producido el contacto con los eventuales observadores, transmitiéndoles enseñanzas diversas, se los pudo haber llamado a estas “naves”… vehículo de los dioses, carros de fuego, vimanas, discos solares, nubes, nubes de fuego, el Borax Resplandeciente, Nubes con Angeles, carro Pushpaka, Vimanas, Maruts, en el Ramayana Hindú. Escudo que Vuela, Luces Cósmicas, Vehículo de los Dioses, Perlas Luminosas, Discos Solares, Flechas Igneas, Serpiente de las Nubes, Escudo Yacente, Esferas transparentes, y otros cien nombres en distintas culturas, como un posible ejemplo de las distintas naves aéreas que surcaban los cielos.Leemos en los textos bíblicos cómo el profeta Ezequiel nos narra su encuentro con un vehículo volante, que se le acercó tanto -junto al río Quebar, en la inmediaciones de Babilonia- que incluso vio a uno de sus tripulantes, el cual le habló a él personalmente.Esta visión que Ezequiel tuvo, y que está descrita con lujo de detalles en los textos bíblicos, fue detenidamente analizada

por el ingeniero de la agencia espacial norteamericana -la NASA- Josef Blumrich, quién concluyó que lo que vio el profeta fue efectivamente y sin ningún género de dudas una nave volante. Tanto es así, que dicho ingeniero -director de la Oficina de Construcción de Proyectos de la NASA-, rediseñó el aparato descrito por Ezequiel y patentó algunos de sus elementos.También en la Biblia, la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra refleja con precisión los efectos de una explosión atómica, anunciada a Lot por dos emisarios que bajan de las alturas y comen alimentos en casa de su anfitrión.Finalmente, en muchos pasajes de los textos bíblicos -comenzando por el libro del Exodo- se describen con detalle nubes inteligentemente guiadas. En el caso del libro citado, una de estas nubes -luminosa de noche y en forma de columna de humo de día- guía al pueblo de Israel en su huída de Egipto. Esta nube indica el camino a seguir, proporciona alimento, e incluso desciende hasta el suelo para que sus tripulantes (en este caso el mismo Yahveh) pueda dar órdenes verbales al caudillo de los hijos de Israel, Moisés. Sin embargo esta hipótesis creyente, no deja de ser una explicación ad hoc ya que las nubes y carros de fuego podrían ser metáforas para un relato religioso y no hay ninguna evidencia de que esos relatos deban ser interpretados de otra forma. Aunque también hay que decir que tampoco hay seguridad científica absoluta de que aquellas descripciones sean metáforas religiosas; ya que tampoco hay formas empíricas ni científicas de saber si así fueron o no, por lo que el tema queda abierto a distintas conjeturas.
Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: